Los nombres de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera son marcas registradas, revela Univisión

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera registraron sus nombres como marcas comerciales.

De acuerdo con una investigación del portal de noticias Univisión, el priista registró su nombre como una marca cuando era gobernador del Estado de México.

Dos años después del primer registro, en 2012, cuando buscaba la Presidencia de la República, Peña registró otras marcas: EPNMéxico, Atención EPN, EquipoEPN y AgendaEPN, lemas que se convirtieron en cuentas de Twitter y se usaron para apoyar su campaña proselitista, destaca Univisión.

En tanto, la primera dama Angélica Rivera registró su nombre como una marca después de la elección presidencial de 2012. El trabajo periodístico cita documentos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) que indican que el registro sería utilizado para “campañas publicitarias”.

“Esos registros corresponden al ámbito privado y no tenemos conocimiento de si se han usado o no y para qué”, respondió la oficina de la Presidencia respecto a las marcas de Peña Nieto y Rivera, a solicitud de Univisión.

En sus declaraciones patrimoniales, Peña Nieto no ha registrado ganancias por estas marcas comerciales ni por alguna otra actividad industrial. No obstante, registros públicos oficiales lo vinculan como socio en activo desde 2007 (con 20% de acciones Serie A) en una compañía proveedora de materiales médicos, en sociedad con sus hermanos, situación que no se consigna en su rendición de cuentas.

Angélica Rivera tampoco ha aportado información sobre el uso de su nombre comercial.  Y es que a pesar de que la primera dama es beneficiada con recursos públicos para su hospedaje, alimentación, traslados y seguridad, la ley en México no la obliga a presentar declaraciones patrimoniales, dado que no es una funcionaria.

Univisión cita al abogado Óscar Domezain, experto en marcas comerciales, quien dijo que regularmente los políticos evitan un uso no controlado de su nombre, dentro de productos que no fueran deseados, por ejemplo, que su nombre se usara para artículos sanitarios.

Domezain afirmó que no es raro que un presidente o expresidente registre su marca, como en el caso de Nelson Mandela.

Univisión buscó en la base de datos de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos pero no se encontraron matrículas de Barack Obama, George W. Bush, ni de Bill Clinton, sólo de Donald Trump, quien registró su nombre en 2007.

En México, dice la investigación, hay marcas relacionadas con lemas de campañas o fundaciones de los expresidentes Felipe Calderón o Vicente Fox, pero no hay registros de sus nombres completos.

La investigación precisa que tres semanas antes de su boda con Angélica Rivera, realizada en noviembre de 2010, Peña Nieto completó el primer registro de su marca y que utilizó la dirección de la casa de gobierno para las notificaciones del trámite, donde despachaba como gobernador.

Los abogados Isaac González y Roberto Padilla tramitaron la solicitud. En ese entonces ambos eran funcionarios del Estado de México y actualmente están activos en el catálogo de empleados de la Secretaría Técnica de Presidencia, con sueldos por arriba de 100 mil pesos.

Dos años después, cuando Peña Nieto hacía campaña presidencial, recibió el registro del segundo paquete de marcas. Justo en la campaña, Isaac González asistió también el trámite de Angélica Rivera.

El experto Domezain dijo que seguramente cuando concluya su gobierno y teniendo toda la experiencia de un mandatario, Peña Nieto podría ser un coach de negocios, de política, editar sus propios libros y podría lanzar una línea de ropa si así se lo propone.

La investigación destaca que en 2012, el abogado Isaac González ya no usó para las notificaciones la dirección de la casa de gobierno, sino un discreto edificio color arena de grandes ventanales en la calle Montes Urales 425, en Lomas de Chapultepec, uno de los barrios más exclusivos de Ciudad de México.

Ahí se encuentran las oficinas del Grupo Mac Multimedia, un consorcio de medios de comunicación de la familia Maccise, a la que pertenecen los hermanos Luis y Anuar Maccise, amigos de Peña Nieto.

Durante la campaña, la prensa mexicana registró que el equipo más cercano a Peña Nieto usaba el edificio en Montes Urales como una oficina alterna, donde se decidían los temas medulares y sostenían reuniones con otros políticos del partido. Según Univisión, fuentes oficiales y empleados del consorcio de medios confirmaron esta versión.

De acuerdo con una investigación del portal Aristegui Noticias, Luis Videgaray y Aurelio Nuño, secretario de Relaciones Exteriores y de Educación Pública, respectivamente, registraron también marcas comerciales con sus nombres.

El reportero Juan Omar Fierro encontró que el uso de la dirección fiscal en Montes Urales habría rendido beneficios a la familia Maccise, pues en los primeros años del gobierno de Peña, tres empresas de este consorcio de medios de comunicación ganaron 12.5 millones de dólares en contratos de gobierno federal.

La mayoría de las marcas comerciales de Peña Nieto y Rivera tienen una vigencia posterior a 2020, aunque la concesión se puede renovar, concluye el reportaje de Univisión.