Acusan a Femexfut y FIFA de usar niños para publicitar refrescos que dañan su salud

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) y la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) enviaron una carta al presidente de la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut), Decio de María, en la que le solicitaron que ya no entren a las canchas niños con camisetas que promueven productos que dañan la salud.

Durante el acto protocolario del partido de la selección mexicana contra Estados Unidos, el pasado domingo 11 -durante el hexagonal final clasificatorio para el Mundial de Rusia 2018-, niños y niñas acompañaron a los jugadores a la cancha del estadio Azteca, como es de costumbre. Pero esta vez, sobre sus camisetas se vio publicidad del refresco Coca-Cola.

No obstante, dicha empresa de bebida gaseosa y azucarada se había comprometido ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los organismos de salud mexicanos a no realizar publicidad dirigida a menores de 12 años.

“En ese momento protocolario había más niños y niñas con los logos de Coca-Cola que adultos en el campo de juego… La utilización de niñas y niños para publicitar productos que representan un riesgo para la salud […] representa una gran irresponsabilidad en un país en el que se ha declarado emergencia epidemiológica por obesidad y diabetes”, denunciaron los inconformes en la carta, misma que dieron a conocer en el Gran Hotel de la Ciudad de México.

En México, uno de cada dos niños nacidos a partir del 2010 desarrollará diabetes; además de que niños que consumen un refresco al día aumentan su probabilidad de ser obesos en 60% y de desarrollar diabetes en 26%, según El Poder del Consumidor, organización que promueve un consumo responsable.

En la misiva, las organizaciones no gubernamentales aseguraron que “el programa de acompañantes infantiles se ha establecido con el doble objetivo de promover el futbol entre niños y niñas, así como el juego limpio, como lo establece la FIFA. Como sabemos, éste ha estado financiado por diversas empresas, pero no hemos encontrado muestras de que haya sido utilizado antes para aprovechar a los niños con la finalidad de publicitar un producto que representa un daño para la población infantil durante actos protocolarios de eventos internacionales”.

La Redim y la ASA advirtieron al presidente de la Femexfut que además de la utilización de menores para publicitar productos representan un riesgo para la salud durante encuentros internacionales de futbol y también constituye una gran irresponsabilidad en un país que se ha declarado en emergencia epidemiológica por obesidad y diabetes “y donde se han establecido una serie de políticas para reducir el consumo de estas bebidas, especialmente en la población infantil”.

“Entre estas medidas, se prohíbe que estas bebidas puedan ser vendidas en las escuelas de educación primaria, no se pueden publicitar a niños menores de 12 años y se les ha establecido un impuesto por contribuir al sobrepeso, la obesidad y la diabetes”, añadieron.

Por ello, demandaron “a la FMF y la FIFA para que este tipo de actos no vuelvan a repetirse y que estas instituciones promuevan el deporte y la salud entre toda la población, en especial, los niños; no lo contrario”, agregaron.

Durante la presentación del documento, Sandra Mejía, representante de la REDIM, indicó que “existe una correlación de las empresas de bebidas azucaradas en la violación de los derechos humanos y el Estado mexicano, que es responsable de regular a la industria de bebidas y alimentos para garantizar el derecho a la salud”.

Agregó que “el Estado no vela por la salud de los niños y niñas y adolescentes y sí por los intereses de las grandes empresas refresqueras y de comida chatarra”.

Alejandro Cavillo, coordinador de la ASA, añadió: “Sabemos que las grandes instituciones como la FIFA no son éticas… Parece que los que ganan mucho dinero ponen sus negocios encima del futuro de los niños”.

En cuanto a los jugadores, dijo, “no esperamos que actúen o digan algo acerca de ese problema, todos no tienen una conciencia”.

La demanda es también para saber cuál de las dos instituciones (la FIFA o la Femexfut) es responsable, agregó Calvillo.

“No se pueden emprender medidas jurídicas. Sin embargo, vemos el hecho de cuidar a la juventud de México como un principio. Vía esa demanda, queremos generar una conciencia pública”.