Chiapas tendrá laboratorio de cómputo de alto desempeño para desarrollo científico

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Producto de la iniciativa de tres investigadores mexicanos y la donación de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), Chiapas tendrá a finales de este año uno de los laboratorios de cómputo más importantes del país en desarrollo científico: el Laboratorio Regional de Cómputo de Alto Desempeño (Larcad).

Una vez en funcionamiento –programado para el último trimestre del año, cuando se concluyan sus instalaciones–, el Larcad será capaz de ayudar en el desarrollo de investigación en materia de actividad volcánica, energías renovables, estudios de población para la salud, seguridad, vivienda y comunidades sustentables.

Además de potenciar el desarrollo de ciencias aplicadas en temas prioritarios para el país, en especial de áreas como la física de altas energías, astrofísica, astropartículas, materia condensada y cosmología, tanto en su faceta teórica como experimental.

El laboratorio estará compuesto de 362 servidores de cómputo, 26 racks y 24 switches de capa tres de alta velocidad.

De los servidores, 200 de ellos tipo Dell, con dos discos de almacenamiento con capacidad de 147 gigabytes (GB) cada uno; 112 servidores Elonex, con dos discos de almacenamiento con capacidad de 160 GB cada uno; y 22 servidores E4, con 16 discos de almacenamiento de 500 GB cada uno.

Además de 28 servidores CPI, con 24 discos de almacenamiento, cada uno con capacidad de un terabyte.

En su conjunto, los 362 equipos tendrán el poder de cómputo suficiente para potenciar en la región la ciencia básica y el desarrollo tecnológico.

El material del laboratorio, donación de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, llegó a raíz de una petición formal de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), que surgió del interés de tres jóvenes investigadores mexicanos:

Karen Salomé Caballero, investigadora quien en 2014 recibió el Premio L’Oréal-Unesco “La Mujer y la Ciencia”; Luis Roberto Flores, el mexicano que estuvo más cerca del descubrimiento del bosón de Higgs; y el científico Miguel Ángel Olivo, quienes fueron los encargados de realizar el estudio para la petición, solicitaron 250 servidores. El Centro no sólo aprobó los 250, en su respuesta incluyeron 100 más:

“No lo podíamos creer, empezó como un sueño y ahora tendremos uno de los laboratorios más grandes de México y de América Latina, en una región que históricamente no ha tenido mucho desarrollo tecnológico”, resaltó Salomé Caballero.

Actualmente las instalaciones se construyen con apoyo del Fondo Mixto (Fomix) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el gobierno del estado de Chiapas.

Según Jorge Alberto Romo, oficial de Información y Operación del Laboratorio Regional de Cómputo de Alto Desempeño de la UNACH, el equipo de cómputo se encuentra en un lugar provisional, sin embargo eso no ha impedido a investigadores comenzar a trabajar en algunos proyectos relacionados con la física de altas energías (experimento ALICE del LHC), astropartículas (experimentos Observatorio Pierre Auger y HAWC) y materia condensada.

Según información de la Red Mexicana de Supercómputo, existen 13 centros de cómputo de alto desempeño con equipamiento y personal capacitado en México.

Dentro de esta oferta de laboratorios de supercómputo, Larcad será un esfuerzo único en su tipo y en la región,  pues acorde a Lizardo Valencia Palomo, profesor investigador de la Facultad de Ciencias en Física y Matemáticas, de la Unach:

“Este laboratorio resolverá una necesidad clave de conectividad para México, con un IXP que es la solución que podrá brindar resiliencia y eficiencia a buena parte del Internet nacional, empoderando las comunicaciones y la conectividad internacional hacia el sur del país”.